Las tripas

Pantera feroz

Cuando me sonríe siento mis tripas
Lo mismo pasa si noto su gesto triste
En las dos opciones puedo apreciar lo mismo cocinándose en mi estómago: La sensación de que voy a tener que salir corriendo al baño.
Algo se precipita disfrazado de positivismo.
Un pellizco que no quiere serlo.
No es malo sentir lo desagradable, es malo advertir la careta, lo solapado…
Es decepcionante observar un carnaval tan evidente y tener que callar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s