La importancia de las respuestas.

Lobo rosa

Un susurro interior me revuelve cuando respondo a determinadas preguntas.

Primero calculo desde dónde las escucho, cuánto de abierta estoy a mí misma, si voy a contestarlas sinceramente o si puedo permitírmelo.

Después esas mismas preguntas, retroceden y me hacen preguntarme cual es el motivo.
Qué ha visto para hacerlas?

Qué se responderá después de que yo conteste?

Se conformará con lo que escucha?

Reflexionará sobre una respuesta sin desarrollo y se replicaría así mismo,con un punto de autocrítica?

Hay susurros que empiezan despacio y terminan siendo alaridos que me resuenan en las paredes del cerebro.

Ya no pienso, no, no quiero contestarme!

Mis dudas nunca se aclaran, nunca hay claridad, no, no se puede…

No hay respuestas que limpien lo pisado.

El amor lo puede todo, salvo aclarar dilemas, las incertidumbres solo se clarifican con razones con fundamento…

Sigo amando?

Si, sigo amando y dudando.

Algún día amaré sin nubes.

Yo decidiré cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s