Kuku

Lobo rosa

A veces soy Alicia, hay veces que me hago grande o pequeña, el pais de las maravillas podría parecer un sueño a los ojos de los demás, para mi es una realidad, me paseo por un mundo diferente, donde todo es posible
Cuándo me hago pequeñita aprovecho para llegar y observar aquellos lugares, que se pierden con la distancia y cuándo me hago grande, me paro a mirar lo que me pareció inmenso, esa altura me ayuda a tomar perpectiva
En éste mundo tan maravilloso, cuesta entrar, porque no es fácil, me encanta compartirlo con quienes me encuentro en el, algunos ya estaban allí de antes, otros llevan poco tiempo y muchos están asomando…
Kukuuuuuu

Las sueñidades

Lobo rosa, Recuerdos

Todo el mundo tiene un sueño y cada cual, sueños rotos
sueños cumplidos.
Reina la paz en ese hueco donde se fabrican los anhelos
no hay nubes negras que lo cubran, bailan libres
crecen sanos , los vemos desarrollarse cuando cerramos los ojos.

Algunos se hacen viejos, esperan flotando, sonriendo
observando como otros se realizan, sin presionar,
sin preguntar porqué ellos no.

Vi caer un sueño, hacerse añicos, me brillaron los ojos…
lo que no se olvidó estalló en mil pedazos,
justo cuando parecía que iba a ser real.
Pudo ser una tragedia, pero solo dolió.

Libertad? Aquí dentro

Lobo rosa

A veces la arrogancia nos pone una venda en los ojos y creemos tener la verdad.
La verdad es tan difícil de entender…
La vida nos da pellizcos que normalmente sentimos en esa parte tan poco física y tan presente en nuestra presencia, en el ego.
La humildad es nuestra salvación, junto con la comprensión y la aceptación.
La gente busca la libertad fuera de sí mismo, hacen puenting para sentirse libres, se montan en parapentes porque creen que el ave es más libre que ellos, se van de retiro espiritual para aprender a vaciar sus mentes.
Y yo pienso que la libertad es un sentimiento que tenemos que tener sin salir, sin hacer nada extraordinario.
Solo buscándonos, queriéndonos, rectificando lo que podamos y aceptarnos, pienso que la libertad reside en lo bien hecho, en no tener que esconderse de actos que nuestra conciencia no sabe perdonar, pero no sabe perdonar porque no nos escuchamos a nosotros mismos, no tenemos compasión por nosotros mismos…
Creo que la libertad nace del perdón propio y desde el amor propio.

Asumiendo

Lobo rosa

Hay veces que queriendo defender una postura se olvida lo aprendido y lo vivido hasta ese momento, toman importancia detalles que antes pasabas por alto y hoy por alguna razón es importante lo que hacen sentir, pensando con calma sin dejarse llevar demasiado por la emoción, calculas donde duele, donde pica, donde reconforta, no es fácil controlar, el ego aparece y es un gran pulso el que echa , que no es ni malo ni bueno, es parte de mi.
Sé que ser feliz no es tener una vida perfecta, que a veces las lágrimas te abren puertas hacía dentro, tendré la madurez de asumir que me equivoqué y la valentía de decir perdóname

Detalles

Lobo rosa

Por el día calienta el sol sin engañar al invierno que se deja notar adornando mi andar con árboles pelados, a la noche se adivina el frío que vendrá mañana, pues la madrugada se posa en los jardines que brillantes de rocío, me recuerdan que serán escarcha.
Me reconforta pensar que casi todo es temporal, que los detalles más pequeños son los que indican que todo está en movimiento. Todo vuelve y se va para regresar con distintos matices, el tiempo y nuestra atención son las herramientas que nos regala la vida.

Mis otoños

Lobo rosa, Pantera feroz

Bien venidos los vientos que alborotan las emociones, su fuerza nos obliga a cerrar los ojos para mirarnos de una forma más abierta por dentro

sin dejar de sentir en la piel su caricia violenta…

Un zarandeo externo, para acunar nuestras entrañas.

En el gris del cielo otros ven oscuridad, donde se puede ver claramente el movimiento, los claroscuros que pueden representar la vida

Los matices, lo bueno y malo, todo aparentemente mezclado desordenadamente.

Las nubes siguen su curso, como la vida de cada uno, deprisa, pero dejándose notar y ver, para quien se atreva a mirar el cielo.

Valientes quienes toman sus armas y las convierten en herramientas, osados los que con un pensamiento ponen en marcha el mecanismo de su poder y ayudan a construir por fuera, lo que sienten dentro…

Bien venido el otoño, donde se cae lo viejo al suelo, para que lo miremos con detenimiento, todo tiene su tiempo para volver a florecer, nos lo dice la vida, tiene que pasar el invierno, para que vuelva a nacer lo que ya conocemos, mientras tanto, se queda allí para que veamos  qué ha caído… y si queremos rectifiquemos.

Reconociendo que tampoco tiene que importar tanto lo que ya no es, porque en primavera vuelve a florecer lo que antes era.