Txindoki

Pantera feroz

Te veo todos los días, me gusta mirarte…
Acaba de caerte un rayo, tal vez hayas temblado como cuando nos pellizca el miedo.
El cielo avisa de agua y como parte de la tierra, admites la adversidad, tomaras lo que te aporte, dejarás pasar el tiempo, todo el tiempo, para seguir siendo quién eres, con las modificaciones que tengan que ocurrir, igual de perfecto, igual que siempre te vi, Txindoki.

No hay prisa

Pantera feroz, Recuerdos

Donde el tiempo escoge a su antojo la rapidez y la lentitud
nosotros deberíamos elegir la calma para tomarnos los minutos y ponerles un ritmo
no para sentirlos más intensamente, ni para dejarnos llevar por la prisa, si no tan solo para vivirlos y sentir que se están viviendo…
porque cúando pasa el tiempo, todos esos minutos vividos, son recuerdos…
si nos hemos quedado mucho tiempo en un momento de dolor, el recuerdo se convierte en tortura
si los hemos querido vivir muy intensamente, pasan a ser idílicos
Nada es tan bueno, ni es tan malo
Yo me quedo con los minutos vividos de toda mi vida, donde me he precipitado o me he quedado sufriendo demasiado rato…
He experimentado el cambio en el aprendizaje (y lo que me queda…) de que todo pasa por algo y sirve para mucho
El tiempo no es oro, es vida…
pero también hay otra vida y otro tiempo….

Navidad con regusto

Lobo rosa, Recuerdos

Me reconcilie contigo Navidad, pero ya no te quiero lo mismo, te cuido en mi recuerdo por lo que fuiste, mimaré en mi memoria los días donde todo brillaba, con la ilusión que se pone cuando se tiene intención de disfrutar y que disfruten con ello, te quiero, pero como quien quiere después de perdonar

Un día espero mirar tus luces sin que su destello me pellizque y comprenderé completamente que no puedo culparte de notar ésto, deseo volver a sentirte libre en mi…

Agradeceré  tu bien venida, porque sé que siempre me vas a esperar, Navidad!!

Las sueñidades

Lobo rosa, Recuerdos

Todo el mundo tiene un sueño y cada cual, sueños rotos
sueños cumplidos.
Reina la paz en ese hueco donde se fabrican los anhelos
no hay nubes negras que lo cubran, bailan libres
crecen sanos , los vemos desarrollarse cuando cerramos los ojos.

Algunos se hacen viejos, esperan flotando, sonriendo
observando como otros se realizan, sin presionar,
sin preguntar porqué ellos no.

Vi caer un sueño, hacerse añicos, me brillaron los ojos…
lo que no se olvidó estalló en mil pedazos,
justo cuando parecía que iba a ser real.
Pudo ser una tragedia, pero solo dolió.