Asumiendo

Lobo rosa

Hay veces que queriendo defender una postura se olvida lo aprendido y lo vivido hasta ese momento, toman importancia detalles que antes pasabas por alto y hoy por alguna razón es importante lo que hacen sentir, pensando con calma sin dejarse llevar demasiado por la emoción, calculas donde duele, donde pica, donde reconforta, no es fácil controlar, el ego aparece y es un gran pulso el que echa , que no es ni malo ni bueno, es parte de mi.
Sé que ser feliz no es tener una vida perfecta, que a veces las lágrimas te abren puertas hacía dentro, tendré la madurez de asumir que me equivoqué y la valentía de decir perdóname

Detalles

Lobo rosa

Por el día calienta el sol sin engañar al invierno que se deja notar adornando mi andar con árboles pelados, a la noche se adivina el frío que vendrá mañana, pues la madrugada se posa en los jardines que brillantes de rocío, me recuerdan que serán escarcha.
Me reconforta pensar que casi todo es temporal, que los detalles más pequeños son los que indican que todo está en movimiento. Todo vuelve y se va para regresar con distintos matices, el tiempo y nuestra atención son las herramientas que nos regala la vida.

Mis otoños

Lobo rosa, Pantera feroz

Bien venidos los vientos que alborotan las emociones, su fuerza nos obliga a cerrar los ojos para mirarnos de una forma más abierta por dentro

sin dejar de sentir en la piel su caricia violenta…

Un zarandeo externo, para acunar nuestras entrañas.

En el gris del cielo otros ven oscuridad, donde se puede ver claramente el movimiento, los claroscuros que pueden representar la vida

Los matices, lo bueno y malo, todo aparentemente mezclado desordenadamente.

Las nubes siguen su curso, como la vida de cada uno, deprisa, pero dejándose notar y ver, para quien se atreva a mirar el cielo.

Valientes quienes toman sus armas y las convierten en herramientas, osados los que con un pensamiento ponen en marcha el mecanismo de su poder y ayudan a construir por fuera, lo que sienten dentro…

Bien venido el otoño, donde se cae lo viejo al suelo, para que lo miremos con detenimiento, todo tiene su tiempo para volver a florecer, nos lo dice la vida, tiene que pasar el invierno, para que vuelva a nacer lo que ya conocemos, mientras tanto, se queda allí para que veamos  qué ha caído… y si queremos rectifiquemos.

Reconociendo que tampoco tiene que importar tanto lo que ya no es, porque en primavera vuelve a florecer lo que antes era.

Los regalos de la luna

Lobo rosa

La luna apareció temprano, casi me había acostumbrado a la penumbra
Pero ella iluminó la calle para dar mayor intensidad a las sombras.

Era una noche de arte extraño, de formas difusas adornando paredes hasta entonces vacías.
A mi me acompañaban el alcohol y el humo…

Me quedé quieta, la bombilla de la farola estaba rota, dejaba que la luz natural de la noche pintase de magia ese momento.
Pensé: ” Tu me sonreíste hace muy poco tiempo, pero concebí una sonrisa distinta”

Ahí perdí mi fuerza…

Medí la distancia de la luna a mi cara, era la misma sensación a veces contigo
tan cerca y tan distante…

Ella llena y yo llenándome de frío!!

Las rotondas

Lobo rosa, Pantera feroz

Cuando me revolvía por dentro y me trababa a la hora de ordenar los pensamientos, descubrí que solo la naturaleza me ayudaba a organizar lo que sentía y pensaba.

Hoy también me pasa, con tan solo caminar por el monte o la playa me basta para encontrar en mi el equilibrio que la tierra me muestra.

Todo es simple, nada es tan complicado, ¿sabes? La vida es una rotonda llena de salidas, puedo quedarme dando vueltas el tiempo que necesite, pero con la tranquilidad de saber que en el momento que esté preparada, podre seguir mi viaje, habiendo elegido yo mi camino.

Los nombres fantasmas

Lobo rosa

Sin que nadie se entere, estréchame en los sueños…

acaríciame el alma… y me delataré con mi mirada…

quiero ser dueña de esos luceros…

Lo placentero del sentirte…

y lo adecuado del mirarte…

 quiero ser la niña  aquella… que sin preocupaciones firmaba en un cielo infinito …

donde tú eras el rey de las estrellas…

yo solamente … una seguidora de la luna, que se eclipsaba ante una mirada inventada …

los dos culminábamos universos …

hablábamos en versos y nos fundíamos en el poder del amor…

mis besos ardían en tus labios…

tus manos moldeaban mi cuerpo, mientras yo pronunciaba con tenue voz tu nombre…

te llamabas …. ya no recuerdo tu nombre… pero recuerdo la sonrisa de cuando me lo dijiste en el sueño.

Te quise siempre y te querré para siempre aunque sea solo cosa mía.IMG_20141130_131111

 

La luz

Lobo rosa

El sol te a de cara, su resplandor nos ciega haciendo de la luz la oscuridad mas intensa.
Igual que estando en un túnel, no acertamos a dar un paso porque no vemos el camino, tenemos que acostumbrarnos, esperar y ahí es cuándo empezamos a distinguir las sombras y a caminar con menos dificultad… No hay secretos, ni magia, hay paciencia, confianza y espera.
Espera, no tienes que ver con los ojos físicos, ciérralos, que la luz vaya entrando dentro de ti, ocupando tu cuerpo, tranquilidad para sentir como ilumina, cuándo todo esté claro en ti, mira, pon atención en lo que ya no quieres, tómalo y ponlo fuera de ti y fuera del espacio en el que habitas, llévalo con cuidado, no lo dejes con rabia, ni mal sentimiento, agradece lo que aprendiste, vuelve a ti, llena el hueco que dejó con la luz que te invade, siente como limpia y repara una ausencia que ya no necesitas.
Entiende que tu generas tu propia luz, aprende, acostúmbrate
Nos asusta lo nuevo, nos sentimos desnudos dejando atrás viejos o recientes dolores, que han hecho de compañeros en esa mochila llamada vida… En la ligereza de soltar, creemos no saber tomar tierra, solo basta con abrir los ojos y mirar que estamos en ella, le debemos respeto, por eso no tenemos que andarla con un peso que nos molesta a los dos.
Aprendamos de ella, lo que en principio parece no servirle, le alimenta y regenera, toma lo que necesita, le es suficiente para sentirse sana, bonita y fuerte.
El amor siempre es la fuente, la paciencia, la calma, la pausa, la espera, es la escuela.
IMG_20181218_140508-01.jpeg